domingo, febrero 23

Egipto y la Justicia III - Creación, Evolución y los Arquetipos

Demiurgos
Según Platón, Dios tenía la Idea del Mundo Perfecto. El Demiurgos, o sea el dios constructor o, en otras palabras, las fuerzas creadoras, contemplando aquella Idea Perfecta decidió imitarla, o sea plasmarla.

Según el pensamiento antiguo Dios no es una especie de "obrero" que forma el mundo con sus manos, y mucho menos a los seres humanos a partir de una masa de barro, sino que es el sostenedor, originador y creador de la Idea, del plan perfecto, como si fuese un Arquitecto Ideal.

Así pues siguiendo este símil, un arquitecto cualquiera tiene un plan en su cabeza, y los obreros ejecutan la obra de la forma más fiel posible a la idea original. Pero basta con echar un vistazo a la casa en la que vivimos para observar que las paredes y sus uniones no son perfectamente rectas, que hay pequeñas imperfecciones en la ejecución de la obra perfecta que imaginó el arquitecto.


El Demiurgos, según Platón, construyó pues el mundo de la mejor manera posible, y para ello lo hizo con "parte de lo uno y parte de lo otro", o sea de lo material y de lo que no es material. Así, imitando el modelo perfecto, dio nacimiento al universo que conocemos, que se le parece, que es una copia pero no perfecto.

Con esta copia, en la que vivimos, aparece también dos factores: Tiempo y Evolución. ¿Por qué? porque gracias a la acción de esos Arquetipos, de los que hablamos antes, a su acción inspiradora como guías evolutivas, avanzamos por el camino del tiempo y la evolución hacia ese mundo perfecto que es la meta final de la creación.

La Creación: Nun, las aguas primordiales, levanta sobre su cabeza la barca de los dioses,
y Jepri, el escarabajo que representa el devenir levanta Ra, el Sol creador de donde todo surge
Ese instinto innato en el hombre por el Bien, la Verdad, la Belleza y la Justicia, impreso en nuestra alma, es lo que nos impulsa paso a paso a acercarnos a los arquetipos, a los ideales, a los arquetipos de nosotros mismos como seres mejores y perfectos.

En eso consiste también la historia humana. Si miramos más allá de las luchas, de las desgracias, de las victorias, de los imperios y de las catástrofes y éxitos humanos, en el fondo ese constante batallar por lo mejor, es una historia de superación, dolorosa muchas veces, de nuestra humanidad desgraciada por conseguir no solo la liberación personal sino también la liberación ideal y final de todos nuestros hermanos.

Continuaremos en otro post, y seguiremos hablando de los hechos "primordiales", necesario si queremos entender Egipto. Mientras tanto,

¡Vida, Prosperidad y Salud!



Descargar "Egipto y la Justicia III - Creación, Evolución y los Arquetipos"


No hay comentarios:

Publicar un comentario