lunes, septiembre 28

 Osiris el Dios de los Confines


Es uno de los más antiguos dioses de Egipto, puesto que aparece con un lugar preeminente entre los Textos de las Pirámides, que son los más arcaicos que poseemos. Las referencias confirmadas del Libro de los Muertos lo llevan hasta la primera dinastía e incluso antes.

Como dios absorbe dentro de su culto a otros contemporáneos o quizá más ancestrales por sucesivas identificaciones de sus naturalezas con las características esenciales de Osiris. De esta manera dioses como Jenti-Amentiu ("El que está al frente de los Occidentales - Difuntos) , Andjety, An-her, Sokar y el mismo Ra de una forma u otra terminan por ser asimilados o conectados simbólicamente a la figura de Osiris. Aunque no hay que olvidar que más que distintos dioses “destronados” por Osiris, quizá solo se trate de apelaciones o distintas advocaciones del propio Osiris en diferentes períodos o lugares. 

Así An-Her, el dios del nomo de Abydos, donde se dice que la cabeza de Osiris estaba custodiada en el llamado fetiche de Osiris:

Fetiche de Osiris en Abydos, que contenía su cabeza

Jenti Amentiu, “Primero o principal en el Amenti” o “Primero entre los occidentales”, es el título con que a Osiris, por sus funciones, se le conoce y que comparte con Anubis. Sokar Osiris sería la forma de halcón que representa el alma post mortem.

Sokar Osiris

Su nombre, Osiris, es una corrupción al ser traducido al griego de su nombre egipcio Ausir o Auset-ir, pero también recibe muchos otros epítetos, como "Unnefer" ("bella o perfecta existencia"), y una extensa lista que puede ser consultada en los himnos dedicados a él, como el adjunto a la recitación 15 del Libro de los Muertos. Entre ellos Osiris Nepra o el Osiris que se regenera como la vegetación:

Osiris Nepra

Como dios recibe distintos atributos que tratan de representar un poder de tipo espiritual o manifiesto en la naturaleza. Desde ese punto de vista encarna el primer elemento de la Triada formada por él mismo, Isis y Horus. Dicha triada extendió su influencia a través de toda la historia del Antiguo Egipto y aún más allá, pues constituyeron un cercano ejemplo de la divinidad en su manifestación triple, una auténtica Familia Sagrada que extiende sus brazos hasta la propia cristiandad.

Resume pues en sí mismo el poder de la triada divina, convirtiéndose en expresión de la misma esencia de la divinidad. De hecho es al único dios al que se le llama “el dios” sin más adjetivos, y otras veces Neb-er-tcher, o "Señor del Todo" o también "Señor de los Límites o Confines". Usando las palabras del Dr. Brugsch, Osiris es “el infalible rejuvenecimiento de la Naturaleza inmortal de acuerdo a la Voluntad Divina y de acuerdo a las leyes eternas”.

Desde ese punto de vista representa no tanto el poder de la fertilidad o generativo (teorías falicistas de la antigua simbología, ya periclitadas), sino el poder de “regeneración”, por ello identificado también con las aguas, y con el propio Nilo, y con la vegetación que se regenera constantemente. Para hacer aún más patente la idea de resurrección en la soledad sombría de la tumba, se colocaban una especie de maceteros con la forma de Osiris, en el cual se depositaban semillas de trigo durante el funeral que posteriormente germinaban en la oscuridad.

Se suelen calificar estos conceptos como propios de pueblos campesinos, de origen agrícola, pero en realidad encierran ideas más complejas que eso, y sobre todo más sabias, puesto que si de forma inexorable todo muere y renace en la naturaleza, por qué el hombre va a ser una excepción, lo curioso es que los que lo niegan se llaman a sí mismos fieles seguidores de las leyes materiales (!).

Osiris y la Osa Mayor (Constelación del Muslo)

A Osiris se le identifica también con las estrellas, en particular con Orión, quien posee una relación muy especial con la llamada constelación del Muslo, u Osa Mayor. De hecho dice la leyenda que su cuerpo fue desmembrado y repartido a lo largo de las riberas del Nilo. El muslo de Osiris estaba enterrado en la isla de Bigeh, en el llamado Abatón, al lado de Elefantina, donde existía una caverna secreta de donde se decía que surgía el Nilo. 

Nacimiento del Nilo en Bigeh

Cualquiera que haya estado allí puede ver claramente como las aguas proceden río arriba desde lugares más lejanos, tampoco los egipcios lo ignoraban, pero ellos se referían al origen del Nilo mágico, o del Nilo-Osiris, el poder de la constelación del Muslo, o sea el poder cósmico del mismo Osiris, “enterrado” en aquella isla, o sea allí se manifestaba el poder mágico de Osiris-Nilo.

Bigeh en primer plano, Elefantina enfrente

Se trataba pues de un dios lejano, estelar, relacionado con el faraón, y al mismo tiempo muy cercano al hombre común pues, como en la cristiandad, Osiris padeció, sufrió, fue amortajado y lavado por las dos Marías (Isis y Nephtys, María Magdalena y la Virgen María) y resucitado, tras bajar al mundo de los muertos (la Duat) y salir victorioso de allí. Como para los cristianos significó la esperanza de la resurrección para todos. Todavía hoy en día en las calles de Sevilla o en cualquier otra ciudad andaluza, la gente se conmueve ante la vista del sufriente y de la madre-hermana María-Isis, representada incluso más joven que él mismo, lamentándose por el Crucificado. De igual manera se conmovía el espíritu de los antiguos egipcios durante la celebración religiosa del mito osiriano y los lamentos de Isis por el marido muerto.

Continuará

Descargar en PDF


No hay comentarios:

Publicar un comentario